VOLVIENDO AL TEMA DE LA FELICIDAD

 
Hace unos años me pasaron varias cosas que me hicieron reflexionar acerca de la forma en la que había llevado mi vida. En ese tiempo me mal diagnosticaron una arrítmia cardiaca y me dijeron que era tan severa que si no me la trataba, moriría en poco tiempo. Al inicio sólo opté por tener conductas autodestructivas y llevarlas al exceso con la finalidad de acelerar el destino que ya me habían dicho que tendría. Pensaba que no era justo que a mi me pasara eso, que yo siempre había tratado de ser estricto en las cosas que hacía, que siempre había tratado de superarme y lo había tratado de hacer lo mejor posible. En esa vivencia constante de excesos sólo podía sentir compasión por mi mismo y detestaba pensar en que los demás debían tenerla conmigo. En ese tiempo viajé bastante, lo hice porque quería escapar de mis sentimientos, de los recuerdos, de mi realidad, pero creo que siempre hubo un problema, como diría Fito Paez "no sirvió de nada porque todo el tiempo estaba en un mismo lugar y bajo una misma piel", podía estar a muchos kilómetros de lo que toda la vida había considerado mi hogar, pero el problema no era ese, el problema era que yo siempre estaba presente….
 
Así estuve por más de un año, hasta que un día empecé a pensar: "sólo me habían dicho que tendría un año de vida y no me ha ocurrido nada" (aun con todos mis excesos; sin embargo, aunque tuve muchos excesos, no me arrepiento de cada una de las cosas que hice porque fue como vivirlo todo en un tiempo muy corto). Cambié mi forma de pensar, analicé cada una de las cosas que me habían mantenido deprimido, cada una de las cosas que no me habían dejado ser feliz. Hasta ese tiempo comprendí un comentario que alguna vez uno de mis tutores que admiro mucho me dijo antes de salir de la universidad, ese comentario fue: "no seas tan estricto en la vida, el ser estricto te hará infeliz, porque no siempre las cosas salen como uno las planea, ni la vida dirigirá su corriente a donde tú quieras llegar". Ese tutor es el Dr. Andrés Navarrete, alguna vez ya había comentado de él en este post, él fue la razón por la cual me decidiera a hacer investigación, antes de salir de la universidad lo admiraba como a nadie por la cantidad de conocimientos que demostraba tener y en ese tiempo pensaba "algún día lograré ser como él".
 
Dejé de planear mi vida, de planear los tiempos en los cuales debería terminar "mis metas", empecé a apreciar el degustar diferentes platillos y bebidas, a disfrutar como cuando era un niño de admirar las estrellas, de quedarme horas viendo al cielo, de ver un atardecer, de estar con mis sobrinos y jugar con ellos, de organizar comidas en la casa para ver a mis hermanos, de escuchar música que siempre me había atraído escuchar, pero que nunca hice por no querer demostrar mis sentimientos, etc….
 
¿Por qué hice todo eso?, porque aún no sabía que mi diagnóstico había sido erróneo (después del primer estudio decidí no hacerme otro y alejarme de cualquier tratamiento que "me hiciera sentir enfermo"), pensaba que "posiblemente todo lo que hacía, lo haría por última vez". Ese diagnóstico hizo que mis sentidos se agudizaran, que sintiera en extremo cosas que nunca había considerado importantes, empecé a disfrutar de mi felicidad y desde entónces lo he hecho también en extremo…..
 
Se que siempre hay problemas, se que la vida es dura y no es miel sobre hojuelas y hago este comentario porque algunos deben estar pensando "pinche mamón, sólo por ese problema estaba así", pero dejenme decirles que no, además de mi diagnóstico, en ese tiempo me pasaron pinchemil cosas que sólo me hacían pensar que no podría irme peor, pero parecía que alguien quería demostrarme que sí, jajajaja. Aun cuando hay problemas, dense cuenta de las cosas que tienen a su alrededor, aprecienlas, ya antes lo he dicho, para mi ese mal diagnóstico fue el enseñarme a abrir los ojos a un nuevo mundo, fue enseñarme a darme cuenta de mi propia felicidad y hasta la fecha lo considero como una ventaja, porque ponganse a pensar que todos los días salimos a la calle, pero no sabemos si vamos a volver (podríamos fallecer en un accidente sin saber nunca lo que era la felicidad).
 
Vivan la maldita vida que en verdad es muy corta, sonrianle a la pendeja aunque los tenga con un pié en la nuca tirados y besando el piso. Hace poco fui a realizarme nuevos estudios y se que el anterior fue un mal diagnóstico, pero no creo cambiar mi forma de sentir las cosas, "sentir que siempre las hago como si fuera la última vez".
 
Ahora creo que ya doy a entender la razón por la cual he escrito más de un post como si fuera un libro de superación personal, tipo Carlos Cuitlahuac (Cuauhtemoc) Sánchez, pero en chido, jejejeje…..
 
¿Por qué escribo esto?, considero que es como una botella con un mensaje en su interior que estoy lanzando al mar, que alguna vez alguna persona abrirá, leerá y comprenderá su contenido, comprenderá que no es necesario que le digan que en poco tiempo morirá para sentir todo "como si lo hiciera la última vez"……….
 
Siempre es un placer escribirles…
 
Que pasen una tarde agradable……
 
 
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s